Mitos y realidades sobre el coronavirus

12/ 06/ 20

La pandemia del COVID-19 ha obligado a muchas personas a permanecer en sus casas, lo que inminentemente ha aumentado la exposición con medios digitales e información que muchas veces suele ser falsa o carecer de fundamentos científicos. 

Lo mejor para evitar la propagación de información de fuentes dudosas es la investigación en portales oficiales y de organismos de salud nacionales e internacionales. Con referencia a este último punto es que nos hemos dado a la tarea de recabar algunos de los mitos y realidades que han circulado en la red y que gracias a OMS se han comprado o desmentido, acompáñanos a conocerlos. 

Mitos

  • Las mascarillas especializadas como la KN95 y N95 no provocan intoxicación por CO2 ni hipoxia al usarse prolongadamente y de manera correcta. 
  • Comer o añadir chile o pimientos picantes a la sopa no ayuda a la prevención o cura del COVID-19. 
  • Las moscas domésticas no son capaces de transmitir el COVID-19.
  • Pulverizar lejia u otros desinfectantes para introducirlos al organismo no es un método para la protección contra el COVID-19 y puede llegar a causar daños en la salud. 
  • El virus SARS-CoV-2 no se transmite o desplaza por redes de telefonía móvil ni por ondas electromagnéticas. 
  • Beber metanol o etanol no son procedimientos adecuados para curar o prevenir el COVID-19 y son prácticas extremadamente perjudiciales para la salud. 
  • Los climas fríos o nevados no están excluidos de la propagación del coronavirus. 
  • Tomar baños con agua muy caliente no matan ni reducen el riesgo de contraer coronavirus. 
  • Las lámparas de luz ultravioleta no son necesarias y no deberían usarse para desinfectar la piel. 
  • Las vacunas existentes contra la neumonía no protegen contra el nuevo coronavirus. 
  • Las soluciones salinas utilizadas como enjuague en nariz y garganta no son efectivas para prevenir la infección por COVI-19.
  • No existe evidencia científica que comprueba que comer grandes cantidades de ajo ayude a prevenir el coronavirus. 

Realidades

  • La infección causada por el virus SARS-CoV-2 puede afectar tanto a personas mayores como a personas jóvenes y niños.
  • Los antibióticos no son efectivos y no deberían ser usados para tratar o prevenir la infección por COVID-19.
  • Por el momento no existe una recomendación sobre qué medicamentos deben utilizarse en el tratamiento del coronavirus. 
  • Los termómetros sin contacto son efectivos para detectar a personas con fiebre, pero no detectan a personas contagiadas por el virus SARS-CoV-2.

Bueno, ahora que conocer más sobre los mitos y realidades de la pandemia te recomendamos que compartas esta información con tus conocidos para que ellos también puedan reconocer las noticias falsas que circulan en la red.

Fuente: Sitio oficial de la Organización Mundial de la Salud.